La coconstrucción de aprendizajes

Cuando nació mi sobrina, yo ya empezaba a atender a cosas que, hasta ese momento, simplemente, me habían pasado totalmente desapercibidas. Así que, por esos entonces, me di cuenta, por vez primera, que las personas aprendemos a caminar, caminando. Y, eso, aunque obvio, no me parece nada simple: aprender implica hacer algo que no se sabe hacer.


Los procesos superiores, que nos son propios como seres humanos, emergen como la culminación de un entramado relacional entre niños y adultos; y el andar no es una excepción.

Por alguna razón, Candela necesitó mejorar su manera de desplazarse. Parecía que, aquello que hasta ese instante le fue válido, ahora, lo encontraba insuficiente y/o inadecuado. Hasta ese momento, le bastaba con gatear, arrastrarse, o, simplemente, pedir que la llevaran a cuestas de un lugar a otro. A este nivel, Vigotsky (1896 – 1934), lo llamó zona de desarrollo real, y representa la capacidad de realizar tareas de manera autónoma. Es decir, en cuanto al desplazamiento motor, el gateo formaba parte de la ZDR de Candela. En su entorno, la mayoría de personas con las que interactuaba, nos desplazábamos andando pero, eso, para ella, era, en ese momento, inalcanzable. Vigotsky, a ese nivel, inalcanzable de manera autónoma y sólo posible con la ayuda de adultos o compañeros más capaces, lo bautizó como zona de desarrollo potencial. Para la distancia entre la ZDR y la ZDP acuñó el término de zona de desarrollo proximal.

Por muchas razones, Vigotsky me parece un personaje extraordinario. Aquí y ahora, quiero destacar la relación que estableció entre interacciones sociales y desarrollo humano. Concretamente, el llamado mozart ruso, con la creación del concepto de ZDPr, describió áreas y períodos en los que se produce una transformación de los procesos, de interpsíquicos a intrapsíquicos. Es decir, en la ZDPr el ser humano construye lo nuevo, mediatizado por las relaciones sociales que establece.

Se me antoja pensar que Candela aprendió a andar porque los adultos que la rodeábamos andábamos. Cuando fue capaz de mantenerse erguida, y empezó a probar cómo era eso de desplazarse de ese modo, inició el proceso de caminar. Inicialmente, yo que la observaba, me di cuenta de su descoordinación, dudas, ineficiencias, inestabilidades y pequeños aciertos. La ZDPr es una zona en constante transformación, una área de problemas –potenciales oportunidades–, inseguridades, miedos, de nuevas y desconocidas perspectivas. No me cabe la menor duda que para encontrar dónde está la ZDPr de los niños (lejos de aplicarles pruebas y test) es imprescindible interactuar con ellos, cooperar, mostrar puntos de referencia, establecer múltiples relaciones; ser nosotros mismos y permitir que ellos sean ellos mismos. Y, en educación, eso es lo más difícil. A saber, darnos cuenta que cada camino es nuevo, original y único. En el caso que nos ocupa, podríamos afirmar que dos seres humanos nunca van a aprender a andar de la misma manera.

Los días avanzaban. Candela hacía muchas pruebas. Sus padres (y otros adultos) la acompañaban y, un buen día, aparentemente de manera inesperada y sorprendente, todo su cuerpo estructuró una nueva secuencia coordinada de movimientos que le permitió realizar sus primeros pasos llenos de balanceos sucesivos. Ella, seguramente, intuyó que esa primera experiencia empezaba a satisfacer sus expectativas en relación a su problema del desplazamiento autónomo. Eso del desplazamiento autónomo, eso que para Candela era un problema, tenía solución. Candela, sabiéndolo, siempre tuvo la respuesta delante. Las personas que la rodeábamos éramos, en todo momento, con nuestro quehacer inconsciente, la respuesta a sus preguntas. Durante mucho tiempo, esa respuesta que éramos estaba muy por encima de sus  posibilidades y, por lo tanto, estaba en su ZDP. Pero, llegó el día en que, esa respuesta, se deslizó a su ZDPr.

Durante un tiempo, lo nuevo (caminar) coexistió con lo antiguo (gatear, arrastrarse), pero, poco a poco, el andar se impuso. El desarrollo de su andar puede verse como una gran secuencia de transformaciones, de ires y venires, de sustitución de algo que domina por otra cosa distinta. En todo momento, también sin saberlo, los adultos que convivíamos con ella interpretábamos sus necesidades de aprender a caminar como preguntas del tipo: ¿qué debo hacer para caminar?

Candela transformó la respuesta, nuestro hacer inconsciente, nuestro ejemplo vivo del andar, en su propia manera de caminar. Si ella no hubiera encontrado esa respuesta disponible en su entorno no hubiera caminado. Y, eso, par mí, sucede con todos el resto de procesos que podemos definir como socio-culturales: señalar, gestionar emociones, hablar, decidir, leer, contar, escribir, y, sin duda, Ser.

Los adultos somos respuestas vivas. En nuestro hacer inconsciente ofrecemos respuestas para que en los niños puedan emerger procesos y productos nuevos. Las respuestas que como adultos, como educadores, damos a los niños son utilizadas por ellos como instrumentos con los que construyen sus propias preguntas. De esta manera, la ZDPr es una conversación entre el niño y un mundo lleno de nuevas posibilidades; nunca un monólogo que un adulto lleno de conocimientos vierte en un niño.

Esta entrada fue publicada en Acompañar procesos, Aprendizaje y Desarrollo, Constructivismo, Otra mirada y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La coconstrucción de aprendizajes

  1. Pingback: Zona Emocional Próxima | Ser para educar

  2. Pingback: Y… ¿sólo juegan? (2/3) | Ser para educar

  3. Pingback: Juego y juegos (2/2) | Ser para educar

  4. Pingback: Métodos y aprendizaje | Ser para educar

  5. Pingback: Lectura natural (1/2) | Ser para educar

  6. Pingback: De niño a niño interior, o cómo el trabajo con niños puede ser una segunda oportunidad (3/4) | Ser para educar

  7. Pingback: Procesos de lectura y escritura (2/3) | Ser para educar

  8. Pingback: Una pizca de aprendizaje con toques Montessori (3/4) | Ser para educar

  9. Pingback: Pintura de dedos | Ser para educar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s