¿Te has equivocado? (2/2)

(viene de ¿Te has equivocado? (1/2)) Entonces, como educadores, cuando, según nuestra perspectiva, un niño ha cometido un error, nos podemos situar, desde la aceptación incondicional de su Ser, desde la reflexión respetuosa, sin invalidar el camino del niño (porque ahora sabemos que -si no miente- desde su perspectiva, él, no está equivocado), en una posición de escucha; en una posición de respecto a su propio proceso.

Y, esa actitud (que nos permite), y desde esa actitud (desde la que nos damos permiso), nos  preguntarnos: ¿qué habrá hecho este niño, qué proceso habrá seguido, qué piensa – siente del mundo, que le lleva a afirmar que eso es lo que él dice que es?

Por ejemplo (voy a poner un ejemplo matemático que, según San Agustín (354 – 430), es algo verdadero; y no voy a complicarlo con un ejemplo ético que excedería el propósito de esta pequeña reflexión), si un niño te dice que 3 más 3 es igual a 5, no le dices está mal, sino, ¿cómo lo hiciste para que te diera 5?, ¿te parece si lo hacemos juntos? A continuación, coges la misma clase de material que él estaba usando y te pones con él, al lado –él con su material y tú con el tuyo–.  Y, conjuntamente con él, vas siguiendo los pasos –el proceso– que le llevó a ese resultado; y él, haciéndolo (y tú haciéndolo con él), te va explicando como lo hizo, como surgió. Y, poco a poco, con él, vas rehaciendo el camino. Y, para mí, lo más maravilloso es que, en lugar de enseñarle algo –que, ahora, ya sabemos que es algo imposible (véase No aprendemos a través de la instrucción)– , eres tú, como educador, quien está aprendiendo algo –que, ahora, sabemos que es lo único posible–. Y, ¿mágicamente?, el niño, en su hacer contigo, en la superposición de dos zonas de desarrollo al más puro estilo vigotskiano, en el transcurso de la relación que mantenéis, (probablemente, o no) va a descubrir algo; se va a ir dando cuenta de que, en un momento dado del proceso, obvió algo, o no se percató de algo, o añadió algo que no era. Y, en ese darse cuenta contigo, en ese compartir ambas realidades, tú –de manera natural y cotidiana–, como quien hace un préstamo, le vas a ceder parte de tu conocimiento, una porción de tu saber hacer socio-cultural, que él va a usar, como el cojo la muleta, con, según Malaguzzi (1920 – 1994), una sola condición: que te lo pueda devolver cuando ya no lo necesite. Y, eso, sólo será posible, si, tú, como educador, te tomas el tiempo necesario para averiguar desde donde ese niño ha dicho lo que ha dicho, para desde allí, poderlo acompañar hacia una mirada distinta. Y, todo esto, desde el respeto, sin negarlo, sin la necesidad de decirle algo que, ahora ya sabes que es mentida: esto está mal, estás equivocado.

Esta entrada fue publicada en Acompañar procesos, Aprendizaje y Desarrollo, Constructivismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Te has equivocado? (2/2)

  1. Pingback: ¿Te has equivocado? (1/2) | Ser para educar

  2. Gracias Guillem, por exponer ejemplos tan claros para tan complicada tarea. Juanma

    • Muchas gracias, Juanma
      Ciertamente, hablar del error y de la equivocación como acto positivo no es habitual. Por lo tanto, acompañar el error como fuente de crecimiento y de oportunidades no es fácil.
      Entender que nuestra visión del mundo no es “la verdadera”, sino que sólo es “nuestra particular aproximación” es, para mí, un acto de humildad y, al mismo, tiempo, de una continua inseguridad creadora. Vivir asumiéndolo es un reto.

  3. Anita dijo:

    Me uno a la opinión de Juanma. Gracias por marcar tan precisamente los compases de esta danza!!
    No es tan fácil ponerse en la piel del otro, encontrar esta plasticidad en nuestra emoción, en los momentos concretos de encuentro…
    Tal vez esta lectura ayuda a reconecer los giros y las vueltas que conviene hacer para coger esta práctica: la de vivir más allá de uno mismo, de una misma, y así tener más possiblidad de amar a quien tanto queremos!!
    No se… o algo así…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s