Encarnar nuestro verdadero Ser

En un curso de S. Gilligan (1954) descubrí que Malidoma Somé (1956), de origen africano, nos cuenta que, en su cultura, se asume que los niños vienen del mundo del espíritu (véase ¿Cuál es tu canción?). El espíritu, a través del recién nacido, ha escogido este tiempo, esta familia y esta cultura para nacer en ellos por una razón: tiene un don que entregar al mundo.

Rumi (1207 – 1273), en su libro Charla de mesa, nos lo dice de esta manera:

El maestro dijo que en este mundo hay una sola cosa que no debe olvidarse. Si fueras a olvidar todo lo demás, pero no esto, no habría motivo de preocupación, mientras que si recordaras, realizaras y atendieras a todo lo demás pero olvidaras esa única cosa, en realidad no habrías hecho nada en absoluto. Es como si un rey te hubiera enviado a un país para cumplir una tarea específica y concreta. Vas a ese país y realizas otras cien tareas, pero si no realizas aquella para la que te enviaron, es como si no hubieras realizado nada en absoluto. Del mismo modo, el hombre ha venido al mundo para cumplir una tarea específica, y ése es su objetivo. Si no la realiza, no habrá hecho nada.

Y, el propósito de la vida en la Tierra es lograr la únión con nuestra naturaleza fundamental iluminada. La “tarea” por la que el rey nos ha enviado a este país extraño y oscuro es la de cononcer de modo profundo y encarnar nuestro verdadero ser.

Tolstoi (1828 – 1910) (véase Desempolvando a Tolstoi (1/2)), en un momento de su vida, entra en una fuerte crisis existencial por no encontrar esta “tarea”; pierde el sentido de su existencia. Ha conseguido un gran número de cosas pero todas ellas carecen de importancia ya que no ha logrado realizar la “tarea” que, él mismo, todavía desconoce. En Mi confesión lo relata así:

Yo tenía cincuenta años, amaba y era amado, tenía buenos hijos y gran hacienda, la gloria, la salud, el vigor físico y moral; era capaz de segar como un aldeano; trabajar diez horas sin fatigarme. Brúscamente mi vida se paró. Podía respirar, comer, beber, dormir. Sabía que nada había que desear, ni siquiera el conocimiento de la verdad: la verdad era que la vida era una insensatez. Había llegado al abismo y veía claramente que delante de mí no había nada más que la muerte. Yo, hombre fuerte y feliz, sentía que ya no podía vivir. []

Me asemejaba a un hombre perdido en el bosque, sobrecogido de teror porque se ha extraviado y que corre por todos los lados sin poder detenerse, aun a sabiendas de que a cada paso se extravía más.

En otro momento de su relato, Tolstoi se preguntará:

 ¿Cuál será el resultado de mi vida? ¿Por qué vivo? ¿Por qué desear cosa alguna? ¿Hay algún significado en mi vida que no será destruido por la inevitable muerte que me espera?

Y, yo, en ese afán de querer trascender e integrar instrucción y educación (véase Entre maestros), arropado por Naranjo (1932), me pregunto: si el sentido de la vida pudiera ser conectar, descubrir y encarnar nuestro verdadero Ser, ¿por qué no hacer pivotar el currículum, sin olvidar todo lo demás, entorno a esa búsqueda? (véase La escuela ideal) un de naranjo on parlo de ser). De alguna manera, haríamos carne (véase aprender a aprender) esa máxima socrática del “Conócete a ti mismo”, y la llevaríamos más allá de una simple resupesta en un examen de filosofía.

Esta entrada fue publicada en Derechos, Otra mirada y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Encarnar nuestro verdadero Ser

  1. mar córdoba dijo:

    Sí, Guillem, yo también lo creo y coincido contigo en todo. Llega un momento en la vida en el que ya no es posible seguir a medias tintas, o bajo la creencia de la confusión. Creo que algunos estamos ya preparados para reconocernos en el don que somos que es nuestra esencia o Ser y soltarlo en este mundo. Soltarnos de nosotros mismos para entregarlo todo. Un abrazo.

  2. Pingback: Ser para educar

  3. Pingback: Interioridad | Ser para educar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s