De la no-directividad a una atención trifocal (3/3)

(Viene de De la no-directividad a una atención trifocal (2/3)) Esta moderna y todavía desconocida atención trifocal (niños –adultos – entorno), de las misma manera que se llega a la rima a través de los versos, nos ha llevado, más y más, al lugar habitado por la incertidumbre. Pero, al mismo tiempo, nos a llenado, a ráfagas, de la energía necesaria para poder abrirnos al mundo y buscar el abrazo amable de la comunidad en la que vivimos. Hasta este momento, esta gran carrera, por ser rompedora con lo establecido, la hemos realizado al margen. Y, ahora, crecidos como aquél que sabe que va a hombros de un gigante, perseguimos Ser y Estar en el mundo de una manera más honesta (siendo quienes somos, sin más); sin escondernos al menor ruido, cuál conejo, en un campo desarbolado. Un Estar en el mundo, a la manera del grumete que enarbola una bandera. Con la fuerza y la seguridad de quien reclama el derecho de pertenencia que ya posee; pero, sin tener que pagar, por ello, ningún tipo de peaje a la autenticidad. Un sentido de pertenencia que pretende, básicamente, dos objetivos. Uno, hacia adentro, y, otro, hacia afuera.

Hacia dentro, sentir que se pertenece a algo más grande que uno mismo te reconecta con las raíces y te acompaña en el crecimiento de las alas. Las raíces de nuestro colectivo son las de un tipo de escuela, con sus más y con sus menos; que respetamos y amamos por haber sido la propia, la nuestra y la de nuestros ancestros. Las alas que crecen nos van a permitir volar hacia esa nueva mirada educativa, y ofrecer otro vivir más respetuoso a las nuevas generaciones. No hay alas sin raíces. No hay raíces ni alas sin ese sentimiento de pertenencia sanado de sus heridas.

Hacia afuera, sentir que se pertenece a algo que te incluye y te trasciende te autoriza a iluminar. Te legitima a ser faro, a dar tu propia luz para que sean otros los que, al verla, puedan encontrar también la suya, la que les es propia. Y, queremos pertenecer para poder desplegar nuestra responsabilidad. La responsabilidad de mostrarnos tal y como somos y estamos, con nuestros aciertos y nuestros errores. Mostrarnos para inspirar a otros. Dejarnos ver para que otros encuentren la valentía necesaria para encender su particular y única hoguera.

Todo ello, pasado – presente – futuro, me ha empujado a escribir esta pequeña historia en tres entregas que aquí está llegando a su fin. Y no quiero concluir sin decir que todo lo vivido, lo que estamos viviendo y lo que nos resta por vivir, nos ha llevado, como no, a darle un lugar privilegiado a la cruda economía. Construir una nueva manera educativa de estar en el mundo es tarea ardua y difícil; pero, hacerlo con todas las de la ley es, sobre todo, y por desgracia, una empresa sumamente cara. La búsqueda de recursos económicos, emparentada (sin saberlo) con la pedagogía, nos ha conducido a tierras inhóspitas y deshabitadas, y a espacios humanos y gozosos. Pero, ¡abramos los ojos a las universidades a su estrecho currículum!, y digamos bien alto que, eso, la boda entre pedagogía y economía, al inicio casi forzada y amañada, les está llevando a ambas, gracias a la mutua convivencia, a transformar esa obligatoriedad primera en un amor lleno de oportunidades.

Esta entrada fue publicada en Aprendizaje y Desarrollo. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a De la no-directividad a una atención trifocal (3/3)

  1. Pingback: De la no-directividad a una atención trifocal (2/3) | Ser para educar

  2. ika dijo:

    Solo quería hacerte saber que leerte me conmueve hasta las lágrimas. Algo se mueve en mi con tus palabras que me está ayudando a entrar en una nueva comprensión del aprendizaje. Te siento poesía.
    Gracias!

  3. Sergi dijo:

    Guillem, no puc estar més d’acord amb les teves noves aportacions (des de La no directividad y yo 1). Gràcies pel teu valor (que en definitiva és reconèixer que hom té por però no aturar-se per això) i les teves paraules, que ajudaran de ben segur ajudaran a enfortir la meva implicació en el projecte que compartim . Una abraçada!

    Sergi

  4. a dijo:

    Gracias por compartir tu experiencia. Es de gran ayuda para otros colectivos que nos proponemos andar por caminos similares.
    Me encantaría conocer más sobre vuestro recorrido, especialmente lo relativo a los primeros pasos que os ayudaron a arrancar. Bueno… y también hasta donde habéis llegado, sigue caminando, hoy día el proyecto del que aquí hablas?
    Seguiré leyéndo por aquí, a ver si encuentro algunas pistas, algunas claves, para nuestro camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s