Normas y límites (2/3)

(Viene de Normas y límites (1/3)) Lo que yo sé del mundo -y lo que en él vivo- tiene que ver con el hecho de “estar en el mundo”; de estar corporalmente en el mundo, de nuestro lenguaje y de nuestra historia recurrente de interacciones sociales. Martin Heidegger (1889-1976) nos dirá que no hay separación yo – mundo, sino que existe una continuidad entre el sujeto y el mundo en el que se encuentra. A su vez, Maturana (1928) nos dirá que el conjunto de interacciones recurrentes y recursivas producen acoplamiento estructural. Con este concepto, Maturana designa una historia de cambios estructurales recíprocos (ser vivo – entorno; ser vivo – ser vivo) que posibilitan que emerja un dominio consensuado.

Así pues, una serie de normas de convivencia no pueden aprenderse adecuadamente como si de un conjunto de reglas se tratara (siguiendo con la metáfora del tablero de ajedrez) porque, básicamente, esas normas no están fuera de nosotros. El conjunto de normas del centro educativo son una cuestión de acción y de historia vivida; se comprenden por estarlas experimentando, convirtiéndolas en parte de nosotros, incorporándolas -inconscientemente- en una red de comprensiones más amplia y ya existentes. De esta manera, nosotros, adultos y niños, en un “estar en el mundo” somos capaces de vivir armónicamente; en un mundo donde las interacciones instructivas son completamente imposibles. El contacto en nosotros (Adultos – adultos; adultos – niños; niños – niños), acoplados estructuralmente, determina, poco a poco y al ritmo de cada uno, una congruencia estructural que nos permite vivir y gozar de la mutua compañía.

Así pues, esas normas deben de estar acompañadas de unos límites claros y definidos. No podemos situarnos “fuera del mundo” para analizar si su contenido cuadra y se ajusta a las normas que le hemos impuesto. No podemos estar “fuera del mundo” para aprender como se “vive dentro de él”. Estamos siempre inmersos en el mundo, arrojados a él, y, por lo tanto, aprendemos a vivir viviendo. De esta manera, los límites nos sirven para darnos cuenta, por decirlo de alguna manera, y siguiendo con la metáfora de ajedrez, de cuando nos caemos del tablero. Cada vez que perdemos el rumbo y descuidamos las normas, o surgen situaciones nuevas o complejas en las que las normas establecidas se vuelven torpes, inadecuadas, o ineficaces, entonces, entran en juego los límites. Cada vez que, a causa de vivir y formar parte de sistemas mayores (familia, cultura, sociedad), y estar dentro de unas redes más o menos ordenadas, no aceptamos ciertas normas consensuadas, entonces, aparecen los límites. Unos límites que nos van a permitir, en una circularidad infinita y en una búsqueda perpetua de equilibrio, probar de mantener la seguridad necesaria en un entorno cambiante y vivo en el que las normas establecidas se aprenden viviéndolas desde dentro, en codependencia con el contexto, en relación con los demás y con el entorno.

En resumen, y en referencia a las normas, diremos:

  1. Las normas vendrían a ser el conjunto de reglas que nos ayudan a convivir. Unas reglas que surgen del hecho de “estar en el mundo” y, consecuentemente, y debido a esa razón, las aprendemos desde el vivir, incorporándolas dentro de nosotros (dentro del cuerpo) en esa codependencia con el entorno.

  2. Las normas, aunque nos parezcan algo claro y fijo, definen un mundo que vamos coconstruyendo a diario en nuestro vivir. De esta manera, lejos de ser un reflejo de un mundo que puede representarse, no dejan de ser una aproximación de un mundo que definimos “estando en él” y “en relación con él”. Por lo tanto, las normas son una suerte de reglas que en el vivir se van autorevisando en función de nuestras propias vivencias. (Sigue en Normas y límites (3/3))

Esta entrada fue publicada en Acompañar procesos, Constructivismo, Dentro-Fuera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Normas y límites (2/3)

  1. Pingback: Normas y límites (1/3) | Ser para educar

  2. Hola Guillem,
    que tal?
    no acabo de entender la diferencia entre normas y limites. Igual que voy siendo consciente de que me cuesta diferenciar el dentro del fuera, ahora me cuesta entender la diferencia entre normas y límites. Entiendo que las normas son un conjunto de reglas que ayudan a la convivència y que cuando no se han integrado estas normas, no se han consensuado o no sirven aparecen los límites. ¿Me puedes poner un ejemplo? ¿O me estoy avanzando al próximo articulo? Muchas gracias,
    Un abrazo,
    Juanma

    • Querido Juan Mª,
      las normas serían ese conjunto de reglas, consensuada o impuestas, que nos ayudan a convivir. Cuando, por las razones que esgrimo en el articulo siguiente, nos saltamos o no respetamos esas normas, entonces, aparecen los límites; unos límites que nos recuerdan que toda norma y, por extensión, un límites, están co-construidos -aunque no siempre- para darnos seguridad (a nosotros, a los otros y al entorno).
      Un ejemplo muy cotidiano podría ser el de las normas de circulación. No poder sobrepasar los 120 Km/h en las autopistas españolas es una norma de circulación. Ahora bien, si por la razón que fuere, alguien se salta esa norma, puede caerle una multa de tránsito; y, eso, la multa sería un límite. Tanto la norma como el límite son necesarios para construir relaciones seguras en la carretera. En este caso, la norma no ha sido consensuada por todos los conductores sino impuesta por unos legisladores que así la decidieron; y el límite no es demasiado útil, al menos para algunos que siguen sin respetar la norma, a pesar de haber pagado ya, seguramente, alguna suma de dinero por haber apretado el acelerador más de la cuenta en alguna ocasión. Así pues, siguiendo con el ejemplo, podríamos reflexionar un poco más y preguntarnos: ¿por qué estas normas de circulación que deberían darnos seguridad, a menudo, las vivimos como algo que nos resta libertad?, ¿por qué estas normas de circulación que nos deberían hacer sentir relajados y tranquilos, a menudo, sólo las respetamos cuando le vemos las orejas al lobo (policías, radares, etc.)? ¿será que la aceptación y el respeto de normas es algo que vinculamos con el castigo y los métodos coercitivos? ¿será que no tenemos experiencias reales de co-construcción en comunidad de normas para darnos seguridad y tranquilidad?

  3. Pingback: Normas y límites (3/3) | Ser para educar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s