Una pizca de aprendizaje con toques Montessori (4/4)

(Viene de Una pizca de aprendizaje con toques Montessori (3/4)) En cuanto al material estructurado, querría decir algo más. Ciertamente, algún material estructurado impide la función predictiva y condiciona la creatividad; y, eso, en la etapa sensoriomotora y preoperativa me parece delicado. Y, permitidme poner un ejemplo. Si manejo un puzle (o cualquier material con la estructura de encajes con una única solución), las piezas que ahí aparecen, la forma en las que puedo relacionarlas y las posibilidades que me presentan, me condicionan la creatividad y me impiden la función predictiva. Y aunque esto sea cierto, no quiero que se infiera de ello que usar materiales de encaje no sea adecuado. Todo lo contrario. Simplemente, afirmo que, aunque esos materiales estructurados sean útiles y adecuados para muchas cosas, no los son (en estas edades) para desarrollar la función predictiva y la creatividad. Y, que, evidentemente, si además, jugamos con el factor de cómo usamos esos materiales, o cómo los presentamos, o de qué manera los acompañamos como adultos, las posibilidades y los impedimentos se multiplican.

Llegados a este punto del artículo, viene el momento de ligar todo esto con Montessori. Y, ahí, retomo la frase del inicio, y afirmo que, tal vez, lo que para mí es imprescindible de su legado pedagógico es su mirada a la infancia.

Barnes nos recuerda que W. Anders (1933), el piloto del módulo lunar del Apolo 8, los tripulantes del cual fueron los primeros seres humanos que vieron un fenómeno para el que hubo que acuñar una palabra nueva, la “salida de la tierra”, reflexionó:

Creo que fue la salida de la Tierra lo que realmente nos impactó a todos en el plexo solar. […] Mirábamos nuestro planeta, el lugar donde habíamos evolucionado. Nuestra Tierra estaba llena de color, era bonita y delicada en comparación con la muy áspera, accidental, destartalada, hasta aburrida superficie lunar. Creo que a todo el mundo le sorprendió que hubiéramos viajado 386.000 kilómetros para ver la Luna cuando era la Tierra lo que en realidad valía la pena contemplar.

Para poder ver la Tierra tuvimos que viajar hasta la Luna. Para poder ver al Niño, para poder mirarle necesitamos salir del Adulto: salir de nosotros mismos, poder autoobservarnos; y, desde ahí, poder vernos a nosotros, al niño, y a nosotros y al niño. O, dicho de otra manera, para poder ver al Niño, para poder mirarle, necesitamos entrar en el Adulto: entrar en nosotros mismos; y, desde ahí, poder ver al niño que todos guardamos dentro, compadecernos de él, y, desde ahí, desde ese encuentro con nuestro niño interior, salir al encuentro y poder ver al Niño que nos espera fuera (véase, por ejemplo, Ciudadanos y ciudadanas o De niño a niño interior, o como el trabajo con niños puede ser una segunda oportunidad). Y, eso, sin personas como María Montessori no hubiera sido posible. Cuando Montessori dijo “no sigan a mi método, sigan al niño”, estoy seguro que quería decir algo parecido.

Ahora bien, es cierto que, creo, hay cierto material Montessori que es adecuado para ciertas cosas y no lo es para otras y, por lo tanto, el abuso y la exclusividad del uso de ciertos tipos de materiales, para ciertas edades, y para ciertas cosa, no me parece adecuado. Es cierto, también, que, cuando hablo de laboratorio prefabricado refiriéndome a ciertas aulas Montessori, y a ciertas edades, lo que quiero decir es que, en ellas, echo en falta espacios de juego libre y espontáneo con material no-estructurado; o, simplemente, el poder experimentar con elementos y entornos naturales. Y que, si el niño, en esos momentos de su desarrollo, hasta los 7-8 años, no tiene acceso a espacio-tiempo-relaciones donde pueda interactuar con material no-estructurado, donde pueda jugar libremente y de manera espontánea, y donde pueda ser y estar en entornos naturales; entonces, no estamos mirando al niño sino que, otra vez, estamos centrándonos en demasía en el método (sea cual fuere ese método). Y, eso, a la luz de lo que sabemos actualmente del desarrollo de nuestra estructura interna, seguro, no lo aprobaría María Montessori.

Sigo pedaleando en busca de la escuela (véase La escuela ideal o Carta a los Reyes Magos) como una suerte de espacio –construido por adultos y, por lo tanto, estructurado incluso en la búsqueda de espacios y momentos no-estructurados– respetuoso, amoroso, donde lo natural y lo cultural, lo espontáneo y todo ingenio artificial, se puedan dar la mano en beneficio del desarrollo de lo niños. Y, eso, a menudo, me lleva a desconfiar de las creencias, de los métodos y de las seguridades. En mi experiencia educativa (véase La no-directividad y yo o De la no-directividad a una atención trifocal), las creencias me han traído problemas. Son rígidas. No evolucionan con los cambios que constantemente están ocurriendo, en nosotros, en los niños y en el entorno. No se adaptan. Las creencias excluyen aquello que no las confirma aunque eso, lo que está ocurriendo, sea o no verdad en el momento en el que está sucediendo. Así que, de un tiempo a esta parte, lo que me funciona es ir probando, ir experimentando, e ir reflexionando -en grupo- sobre mis vivencias; con las ventajas, los inconvenientes y los riesgos que ello también comporta.

Esta entrada fue publicada en Acompañar procesos, Aprendizaje y Desarrollo, Constructivismo, Libertad y Autonomía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una pizca de aprendizaje con toques Montessori (4/4)

  1. Pingback: Una pizca de aprendizaje con toques Montessori (3/4) | Ser para educar

  2. raquelsuma dijo:

    Magnífica reflexión y exposición. Es muy belli ver cómo tu cultura crea cultura muchas gracias por tu mirafa a los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s