La educación primaria (primera parte)

Lo que se cambia y lo que se conserva.

Las entradas y salidas de las distintas etapas evolutivas, como transiciones que son, están asociadas al cambio. Y, de ello, de esos cambios, no nos queda la menor duda. Ahora bien, hemos crecido con la convicción que lo esencial de toda transición es aquello que cambia, aquello que se adquiere, aquello que se incorpora. Y, en parte, eso es cierto; pero, según lo observado, eso, las nuevas capacidades que se despliegan, no es lo único fundamental, sino que, en todo cambio, existe otro elemento, más allá de lo nuevo, también de gran peso. A saber: aquello que se quiere conservar (véase ¿Qué deseo conservar?). Es decir, “lo viejo”, por llamarlo de alguna manera, en el cambio, juega, también y sin duda alguna, un papel principal y esencial. Así pues, creo, coincidiendo con Maturana (1928), lo esencial de un cambio no es sólo aquello que uno incorpora como novedad, sino aquello que en ella uno desea conservar. Y, el chileno, va más allá cuando afirma que todo, en un cambio, ¡todo!, gira en torno a eso que uno no quiere perder, a eso que uno quiere mantener agarrado a toda costa.

De esta manera, en un transición de etapa, que no deja de ser también eso, una cambio, entran en escena dos actores principales y esenciales:

  1. aquello que se incorpora como novedad (nuevas capacidades, nueva manera de ver, entender y relacionarse con el mundo) que, sin duda, es algo significativo e impactante.
  2. aquello que se quiere conservar que adquiere un papel trascendente y central.

 

La etapa que nos ocupa.

Mucho se ha hablado de las etapas evolutivas y, sobretodo, de las que suponen cambios más espectaculares y conflictivos. A saber: el nacimiento; los famosos 2 años -a caballo entre la etapa anal y la entrada en la etapa fálica-; el complejo de Edipo, que bien pudiera coincidir con la etapa pre-operativa piagetana; y, la adolescencia. Pero, la etapa entre los 6 y los 12 que, actualmente, coincide con la educación primaria, según mi criterio ha sido la gran olvidada.

Según lo observado, la entrada y el paso por esta etapa, no exenta de alegrías y emociones agradables, es difícil, dura y, porque no decirlo, hasta cierto punto dramática. A lo largo de ésta, o, al menos, en la primera fase de la misma, el niño y la niña tienen que reactivar todo aquello que han acumulado/integrado en la etapa anterior para poder responder al nuevo mundo que aparece delante de ellos; o, dicho de una manera más exacta, a la nueva forma que tienen, ellos, de percibirlo y significarlo.

El mundo no “es” de una determinada manera. El mundo “es” en función de cómo lo percibo y lo significo; en función de cómo “soy”. Los cambios del “yo”, que se dan a lo largo de la etapa operativa concreta, son tan grandes, que el mundo que traen de la mano es un mundo totalmente nuevo. Y, los niños y niñas, en esos 6 años, tienen el gran reto de dejar un mundo para agarrar otro; y, en el proceso, y durante un tiempo suficientemente largo, quedarse con ambos a la vez, uno en cada mano, viendo, al mismo tiempo, aquello que dejan y aquello que adoptan. Y de todo eso va este escrito: por un lado, de toda la larga etapa que va de la salida de la etapa pre-operativa hasta la entarda en la etapa operativa formal; y, por otro, de ese período, que puede durar entre dos y tres años, en el que se sostienen los dos mundos a la vez. (Sigue en La educación primaria (segunda parte))

Esta entrada fue publicada en Acompañar procesos, Constructivismo, Dentro-Fuera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La educación primaria (primera parte)

  1. Pingback: La educación primaria (segunda parte) | Ser para educar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s